Cómo interpretar el Social Network para pymes

En esta entrada intentaré explicar mi punto de vista sobre el Social Network para pymes.

Una empresa es como una orquesta: los empleados son los músicos, el Community Manager el primer violín y el Social Media Manager el director/compositor.

Antes de explicar mi metáfora empezaré con una pregunta: ¿el social network puede aportar algo útil a las pymes? Mi respuesta es: No y Si.

No

Las redes y medios sociales son como instrumentos musicales, si no sabemos tocarlos no obtendremos ningún beneficio por medio de ellos:  Abrir una página Facebook, una cuenta en Twitter y un perfil el Linkedin no significa estar en las redes sociales. Tener un perfil en el Social Network significa simplemente poseer el instrumento musical: si no sabemos como se utiliza no obtendremos ningún resultado.

Si

Las redes y medios sociales representan una de las principales y más eficaces herramientas de comunicación de hoy en día. Si sabemos tocar estos instrumentos musicales, podremos producir buena música que será escuchada por muchas personas.  Pero no es suficiente saber tocar el instrumento musical, requisito fundamental de una buena ejecución musical es una buena partitura y un buen director: El Social Media Manager y el Community Manager son respectivamente el compositor/director y el primer violín de una orquesta 2.0, y los empleados de la pyme (desde el gerente hasta el becario) representan los músicos. El Social Media Manager, en colaboración con los gerentes y el departamento de marketing y comunicación, tendrá el papel de redactar la partitura de la obra musical y dirigir la orquesta, o sea establecerá todos los aspectos de las estrategias de comunicación online. El Community Manager, igual que un primer violín, controla importantes aspectos técnicos de su grupo, es un excelente intérprete, capaz de tocar las partes de solo que hay en las piezas musicales para orquesta: redactará entradas de blog, gestionará la comunicación en las principales plataformas sociales, escuchará las conversaciones que se producirán en ellas…ciñéndose siempre a la partitura creada por el Social Media Manager. Los otros miembros de la orquesta (el equipo de la pyme) interpretarán su papel en la ejecución de la obra: participarán en la conversación contribuyendo así en la difusión del mensaje 2.0.

Un buen proyecto 2.0 se mide también por medio del grado de involucración que cada empleado vierte en el: una orquesta compuesta por dos personas (el Social Media Manager y el Community Manager) nunca tendrá una gran audiencia.

Al igual que una obra en un teatro, la ovación llega al final: un proyecto 2.0 tiene objetivos a corto, medio y largo plazo. Si empezamos nuestro concierto con la esperanza que todos los aplausos lleguen al final del primer acto ¡estamos muy equivocados!

¿Cual es tu opinión al respeto? Deja un comentario en nuestro blog, y si te ha gustado la entrada ¡compártela en tus redes sociales!

Francesco Garofano/DISSENART

 

próximo puesto

Atrás puesto

© 2017 Dissenart

Tema de Anders Norén